El Buen Doctor: Crítica

Hang on for a minute...we're trying to find some more stories you might like.


Email This Story






Al fin de septiembre, se estrenó la nueva serie de ABC, El Buen Doctor. Sigue la vida del Dr. Shaun Murphy, un joven residente de cirugía en San Jose St. Bonaventure Hospital, que tiene autismo y síndrome de Savant. El programa aborda problemas importantes, como si eso no es una buena idea contratar a una persona con tales desafíos.
Freddie Highmore ofrece una actuación auténtica y sincera como el Dr. Shaun Murphy. Incluye muchos pequeños hábitos y características que podrían venir con un diagnóstico de autismo. Su carece de contacto visual y habilidades sociales y su tendencia a jugar con sus manos hacen que su personaje sea más real. A pesar de que tiene muchos desafíos, también tiene muchas fortalezas. Shaun puede ver las cosas de maneras que muchas personas ni pueden comenzar a entender y concebir ideas extravagantes que parecen imposibles para otros, convirtiéndolo no solo en un cirujano profundo, sino también un personaje fascinante.
Una cosa muy importante que hace el programa es derribar innumerables conceptos erróneos sobre las personas con autismo. Muchas personas suponen que una persona autista no es capaz de mostrar empatía hacia los demás, pero El Buen Doctor lo demuestra en el primer episodio. Después de perder a su hermano, el Dr. Shaun Murphy se inspiró para convertirse en cirujano. Aunque no pudo salvar a su hermano, cree que podría usar su vocación para salvar a otras personas. El programa también muestra cómo los comportamientos autistas pueden cambiar con tiempo. Por lo general, Shaun tiene dificultad para comprender cierto humor, pero después de estar en un ambiente lleno de cirujanos arrogantes, está empezando a entender y interpretar el sarcasmo y otro lenguaje que no es directo.
El Buen Doctor tiene y, con suerte, continuará educando a sus televidentes sobre el autismo a medida que avanza. Cuando enseña, también incluye muchos momentos históricos y relacionales que hacen que el espectáculo se sienta más real. El Buen Doctor ofrece una historia cruda y inspiradora que te haré llorar y llorar de risa.

 

 

Print Friendly, PDF & Email