Wonder: Cuentas de Deseperacion , Amor y todo lo que está en medio

Alexander Nadirashvili and translated by Melanie Ballinas

El 12 de febrero de 2012, R. J. Palacio publicó Wonder, una bella novela sobre August “Auggie” Pullman, un niño con una deformidad facial. La novela cuenta la historia de la familia Pullman, quienes experimentan grandes cambios de vida a medida que August ingresa a una escuela convencional, enfrentando obstáculos desgarradores y eventos divertidos a lo largo del camino. Wonder es un cuento ampliamente considerado como la representación perfecta de cada uno de los diversos personajes que presenta, y su lugar en la lista de los exito de libreria del New York Times promueve esta opinión.  

Recientemente, Wonder se ha agregado a la larga lista de adaptaciones de libro a película, una película del mismo nombre lanzada el 17 de noviembre de 2017. La película ha sido recibida solo con elogios de críticos y televidentes, afirmando Common Sense Media “Basado en la novela galardonada y muy popular de RJ Palacio, este drama es serio y dulce, con excelentes mensajes sobre bondad, amistad y aceptación para su público objetivo”.

Sin embargo, antes del lanzamiento de la película, hubo una advertencia de los lectores que se habían enamorado de la historia de la novela, ya que muchos temían que la película decepcionara al capturar la magia de Wonder. Sin embargo, la película no decepcionó y, como lector y espectador, me gustaría argumentar que excedió incluso lo logrado por la novela. Si bien hay obvios beneficios para una novela completa, y rara vez las adaptaciones de la película superan los logros de un libro, la película realmente logró tener una mezcla perfecta de humor, tristeza y amor.

A pesar del éxito de la película, tanto financiera como en su calidad, el libro tuvo varios momentos memorables que lo dejaron brillar. Por ejemplo, la versión novedosa de Wonder tenía mucho más espacio para construir el personaje del protagonista principal, August Pullman. La longitud de la novela le permitió a Auggie sentirse como un personaje más equilibrado con fallas y bellezas propias. Además, la novela permitió una interpretación más profunda de los eventos que ocurrieron en la historia. Dentro de la película, ciertos eventos me dejaron confundido, desde llanto esporádico a escenas de lucha al azar. Algunas de las ocurrencias dentro de la versión cinematográfica de Wonder incluso parecían fuera de lugar y se explicaban mal. Mientras tanto, la novela tuvo la oportunidad de analizar cada evento, lo que agregó más sustancia a la historia y sus personajes.

Sin embargo, es innegable que la película hizo un trabajo increíble en su interpretación de la novela. El elenco fue fenomenal, con Jacob Tremblay dirigiendo al grupo de actores después de su papel destacado en la adaptación igualmente querida de la novela Habitación. Julia Roberts, Izabela Vidovic y los otros numerosos miembros del elenco infantil interpretaron actuaciones brutalmente honestas y emocionantes, y Owen Wilson añadió un elemento de humor innegable a la película. En consecuencia, la película hizo un mejor trabajo al enfatizar los aspectos tristes de la vida de un niño deformado y la sociedad corrupta que rodea a dicho niño. Varias veces a lo largo de la película, yo mismo me desgarré y gimoteo y lloraba por igual llenó el teatro a mi alrededor.

La adaptación de la película también hizo un mejor trabajo al representar las vidas de personajes que no eran agosto. Mientras que Auggie todavía era el personaje principal de la película, también se enfatizaron las vidas de su hermana adolescente y sus padres, se destacaron ciertos argumentos que me perdí al leer la novela. La película logró crear personajes que fueron completos más allá de agosto. Finalmente, la adaptación cinematográfica también logró traer un aspecto de representación dentro de la historia, un movimiento que ha sido ignorado en gran medida en el pasado y que solo se ha hecho prominente en estos últimos años. La película vio tres personajes negros, sin costo de sus personalidades o historias, mientras que la novela apenas describe a un personaje como bronceado. Si bien se puede dar un margen al libro por su tema final de que no es la apariencia de alguien lo que importa sino su personalidad, fue supremamente importante que la película presenta varios personajes de grupos minoritarios, un paso en la dirección de la representación positiva.

Al final, mientras que tanto la novela como la versión cinematográfica de Wonder eran historias sinceras sobre cómo superar las luchas, cada una con sus ventajas y desventajas, la versión cinematográfica logró capturar la magia del libro y más allá, dejando a sus televidentes una experiencia inolvidable.