Hay Más En La Palabra Odio

Melanie Liriano, Translated by: Gabriela Cancio

Hang on for a minute...we're trying to find some more stories you might like.


Email This Story






Todos los estudiantes de segundo año deben leer Night de Elie Wiesel. Es una historia real que sigue a un chico, Wiesel, de adolescente durante su estadía en Auschwitz y Buchenwald y los eventos que llevaron a ella. La novela mostraba hasta qué punto la humanidad se había desviado a mediados del siglo XX y cuánto se puede perder la humanidad durante una guerra, especialmente hacia el final.
Si tuvo a la Sra. Schlossberg (como yo la hice), no solo leyó la historia, sino que pudo ver fotos de los campamentos más de cincuenta años después, pudriéndose y abandonando. A pesar de su antigüedad, los edificios aún conservaban cierta inquietud, ya que ninguna cantidad de tiempo podría diluir la cantidad de muertes y dolores que habían ocurrido en su terreno, ninguna cantidad de lluvia podía ocultar la sangre, siempre presente, incluso si ya no es visible.
Este año, junto con Night, los estudiantes de segundo año de Hawthorne High pudieron hablar con una persona que vivió y luchó en la Segunda Guerra Mundial, el Sargento de Personal Alan Moskin. El 31 de enero de 2019, la clase de segundo año fue al auditorio para una asamblea. El Sr. Moskin, de 92 años de edad, estaba en el podio frente a la clase. Se presentó y estableció algunas reglas básicas. Ante todo, pidió a los estudiantes que se sentaran derecho, no tenía intención de dejarlos dormir por lo que tenía que decir, luego se disculpó por adelantado si algo de lo que mencionaba era demasiado gráfico o si su elección de palabras ofendía a alguien. Dividió su historia en dos partes. La primera parte fue su infancia, así como su tiempo en la guerra. La segunda parte fue la liberación de Gunskirchen.

Moskin nació en Englewood, NJ de padres judíos. Describió su vecindario como diverso con personas de todas las razas, religiones, colores y credos. Creció con la suposición de no juzgar a una persona por el color de su piel o por su fe. No se le había ocurrido que había personas en el mundo que consideraban a esas personas diferentes como algo debajo de los animales. Como dijo Maya Angelou, “Somos más parecidos, mis amigos, que no somos iguales”.
Moskin se graduó de la escuela secundaria temprano, después de haberse saltado el cuarto grado, y asistió a la Universidad de Syracuse. Fue mientras asistía a Syracuse que recibió un borrador de notificación en 1943. Cuando tenía dieciocho años, debía ser alistado en el ejército y enviado al extranjero para luchar junto a los Aliados en la Segunda Guerra Mundial.
Fue aquí donde habló de las realidades de la guerra, todo lo que Hollywood y los videojuegos pasaron por alto. Habló de su primer día en la trinchera, donde un brazo de soldado aterrizó sobre su cabeza con los dedos todavía en movimiento, un tatuaje de águila que lo identificaba como su amigo. Él habló del miedo y de cómo no te hizo más valiente tratar de ocultarlo. Él habló de estar en las trincheras luchando junto a sus amigos y un segundo después al ver que a su mejor amigo le faltaban las piernas. Él habló de escribir una carta a la madre de su amigo con un lápiz en papel higiénico sobre el hecho de que ella nunca volvería a ver a su hijo. Fue el infierno.
Fue aquí donde Moskin notó que nada era tan malo como la Juventud de Hitler. Hombres y mujeres jóvenes con cabello rubio y ojos azules, todas copias del otro, todas enseñadas al odio, todas lavadas por el cerebro. No podía comprender cómo las personas más jóvenes que él podían estar tan llenas de odio, ¿cómo era posible estar tan cansado tan joven?
Por mucho que hubiera matado el sargento Alan Moskin, nunca se alegró de ello. No hay nada de qué estar orgulloso cuando se lleva una vida, anotó. Reflexionando sobre el momento en que disparó a un soldado alemán alrededor de su misma edad. En el casco del hombre muerto había una foto de una pareja de ancianos, sus padres. Lo que Moskin hizo le salvó la vida, pero le costó la vida al hijo de alguien.

La vida continuó de esta manera hasta mayo de 1945, cuando su tropa se encontró con un campo de prisioneros de guerra en Austria. Fue aquí donde se encontraron con un miembro de la Royal Air Force. El hombre había oído el rumor de un campamento para judíos. Los soldados estaban perplejos. En ese momento, solo FDR y Churchill conocían los campos de concentración. Los soldados nunca habían oído hablar de eso. Continuaron su marcha a través de Austria cuando un día se enfrentarían a lo peor. Moskin dijo que primero podías olerlo, algo tan asqueroso que era difícil respirar. A través de los árboles vieron un campamento grande, con una cerca y un solo guardia. Después de desarmar a la guardia, entraron al campamento y fueron recibidos por una pesadilla viviente.
La gente estaba tan demacrada que no podía distinguir a los vivos de entre los muertos, los hombres de las mujeres, todos parecían esqueletos. Cuando los prisioneros fueron liberados por los estadounidenses, comenzaron a agradecerles y sonreír. Un hombre incluso se arrodilló y besó las botas de Moskin. Un hombre de cuarenta años que se inclinaba ante un joven de dieciocho años y besaba botas que estaban cubiertas de sangre, tripas y heces. A medida que los soldados se adentraban en el campamento, fueron testigos de otros crímenes que son demasiado gráficos para los débiles de corazón.
Después de la guerra Alan Moskin se quedó en Austria y Alemania. Durante el día, él era parte del ejército de ocupación, pero por la noche vagaba por las calles sin miedo, demasiado asustado para ir a la cama y enfrentar sus pesadillas. Como es común en muchos soldados, Moskin estaba en shock, o como se sabe ahora tenía un trastorno de estrés postraumático.
Cuando Moskin regresó a casa, vivió una vida normal. Se convirtió en abogado, se casó y tuvo hijos y nietos. Si alguien le preguntaba acerca de su tiempo en la guerra, respondió con el mínimo indispensable, incluso a su esposa. Le tomó al Sr. Moskin cuarenta años hablar en público sobre sus experiencias y cuando lo hizo, dijo que era catártico. Esto le permitió recordar y educar a aquellos que no estaban vivos en ese momento y no tienen la conexión. La Segunda Guerra Mundial fue hace casi ochenta años y desde entonces la gente ha avanzado o lo ha negado por completo. Han negado la muerte de millones de judíos, homosexuales, gentiles, gitanos, católicos y mucho más. Esas personas han ignorado las historias de los sobrevivientes y, con la última de las personas que estuvieron conscientes durante la Segunda Guerra Mundial, murieron o murieron, cada vez es más fácil para ellos salirse con la suya.

Por eso habla el Sr. Moskin, para asegurarnos de que no lo olvidemos, porque estará muerto cuando la próxima generación llegue. Los adolescentes de hoy son los últimos que pueden escuchar sus historias de primera mano, sentir la angustia en sus rasgos y promover un mundo que perdona más que los del pasado. Un lugar que tuvo verdadera aceptación y mientras estamos avanzando, Moskin señala que nosotros, como sociedad, estamos comenzando a cometer los mismos errores nuevamente.
Como dijo John F. Kennedy: “La humanidad debe poner fin a la guerra o la guerra va a poner fin a la humanidad”. Trabajemos por un futuro más indulgente o, de lo contrario, no tendremos uno.

 

Print Friendly, PDF & Email